¿Qué son los diamantes cultivados en laboratorio?

¿Qué son los diamantes cultivados en laboratorio?

Los diamantes cultivados en laboratorio (también conocidos como diamantes creados en laboratorio, diamantes hechos por el hombre, diamantes de ingeniería y diamantes cultivados) se cultivan en un laboratorio en lugar de extraerse. Están hechos de átomos de carbono dispuestos en la estructura cristalina del diamante y tienen las mismas propiedades ópticas, químicas y físicas que los diamantes naturales. Estos diamantes se cultivan en entornos de laboratorio controlados que imitan las condiciones en las que los diamantes se forman naturalmente en el manto debajo de la corteza terrestre. Hay dos tipos de diamantes cultivados en laboratorio: blancos y de colores. Los diamantes blancos se cultivan en un entorno de carbono puro y son incoloros. Los diamantes de colores elegantes se cultivan en un entorno sin carbono y pueden ser amarillos, azules, rosas, verdes o morados. Los diamantes blancos cultivados en laboratorio tienen la misma claridad y características geométricas que los diamantes extraídos de minas y los diamantes blancos cultivados en laboratorio tienen el mismo brillo y brillo que los diamantes extraídos de minas. Los diamantes blancos enteros solo están disponibles para un número extremadamente pequeño de personas debido a su rareza. Sin embargo, los diamantes blancos cultivados en laboratorio brindan el mismo valor que los diamantes extraídos sin ninguno de los riesgos asociados con la minería. En general, el diamante cultivado en laboratorio es tan hermoso como el diamante natural sin ninguno de sus inconvenientes. Es un recurso ecológico, renovable y más barato que la minería.

¿Debo elegir diamantes cultivados en laboratorio?

Los diamantes cultivados en laboratorio son una excelente alternativa a la extracción de diamantes. Son una elección ética debido a sus prácticas mineras libres de conflictos y respetuosas con el medio ambiente. Los diamantes cultivados en laboratorio también ofrecen las mismas características de diamantes de alta calidad que los diamantes extraídos de minas, con menos impactos ambientales. Además, son una opción rentable que le permite obtener más brillo por su dinero. Puede esperar el mismo aspecto brillante y el mismo brillo de un anillo de diamantes cultivado en laboratorio como lo haría con un anillo de diamantes extraído de una mina. Además, los diamantes cultivados en laboratorio son duraderos, hipoalergénicos y fáciles de limpiar. En general, son una excelente alternativa a los diamantes extraídos que brindan todos los beneficios del diamante sin las consecuencias negativas de la minería.

 

¿Cómo se fabrican los diamantes cultivados en laboratorio?

Los diamantes cultivados en laboratorio se cultivan en un entorno de laboratorio altamente controlado que replica las condiciones que se encuentran en la naturaleza para que se formen los diamantes. Este proceso comienza con la formación de átomos de carbono a alta temperatura y una inmensa presión en un laboratorio, que se unen para formar una estructura de red cristalina similar a la de los diamantes extraídos. Después de esto, los diamantes se cortan y pulen para revelar el máximo brillo, al igual que los diamantes extraídos. Las personas preocupadas por los impactos de la minería en el medio ambiente pueden elegir diamantes cultivados en laboratorio como una alternativa ética. Los diamantes cultivados en laboratorio no implican prácticas poco éticas asociadas con la minería, como el trabajo infantil o la degradación ambiental, lo que los convierte en una opción ideal para los consumidores que desean diamantes de alta calidad sin efectos adversos para el medio ambiente. Además, los diamantes cultivados en laboratorio se someten a pruebas rigurosas para garantizar que tengan propiedades y características comparables a las de los diamantes extraídos, lo que los convierte en una excelente opción para los consumidores de joyas con diamantes.

 

Diamantes cultivados en laboratorio frente a diamantes naturales

Los diamantes cultivados en laboratorio son diamantes reales, que son idénticos en términos de dureza y durabilidad. Los diamantes cultivados en laboratorio tienen muchas de las mismas propiedades que los diamantes naturales y, en condiciones de laboratorio, el diamante es una forma de carbono perfectamente estable. Al igual que con los diamantes naturales, los diamantes cultivados en laboratorio se pueden facetar en talla brillante u otras formas. Con la misma tecnología utilizada para crear diamantes naturales, los diamantes cultivados en laboratorio se cultivan en condiciones controladas utilizando alta presión y alta temperatura para formar una intrincada red tridimensional de átomos de carbono. El Instituto Gemológico de América (GIA), el laboratorio de certificación de diamantes más grande del mundo, ha estado clasificando diamantes cultivados en laboratorio desde 2007 y ya no usa el término "sintético" en sus informes. El GIA ha certificado a más de 20 productores de diamantes cultivados en laboratorio en su laboratorio y ha llamado a estos diamantes 'naturales' a efectos de clasificación. Resultado: Si bien el diamante natural es ecológico, el diamante cultivado en laboratorio tiene propiedades similares a las del diamante natural, pero sin los impactos ambientales de la extracción de diamantes naturales. Además de eso, el diamante cultivado en laboratorio es más rentable que el diamante natural y también ofrece un alto brillo y claridad en las piedras preciosas. Si comparamos el diamante natural y el diamante cultivado en laboratorio, queda claro que son completamente idénticos en términos de calidad y rendimiento. Por lo tanto, puede optar por un diamante natural si desea algo más natural, pero si desea algo más brillante y claro que una gema preciosa creada en laboratorio.

 

Diamantes cultivados en laboratorio frente a simuladores de diamantes

Los diamantes cultivados en laboratorio y los diamantes simulados tienen un aspecto similar, pero están hechos de diferentes materiales. Cuando se trata de precios, los simuladores de diamantes cuestan menos que los diamantes cultivados en laboratorio y son más asequibles para la mayoría de las personas. Sin embargo, los diamantes cultivados en laboratorio tienen muchos beneficios sobre los simuladores de diamantes, incluida la sostenibilidad ambiental y una mayor claridad y color. Esto se debe a las propiedades únicas de los diamantes cultivados en laboratorio, como su alto brillo y durabilidad. Conseguir 

Diamantes cultivados en laboratorio frente a moissanita

Los diamantes cultivados en laboratorio y la moissanita son dos piedras preciosas diferentes. Los diamantes cultivados en laboratorio se cultivan en un laboratorio a partir de átomos de carbono e hidrógeno, mientras que la moissanita es una piedra preciosa sintética hecha por el hombre. Esto hace que los diamantes cultivados en laboratorio sean más caros que la moissanita. Moissanite era originalmente un mineral natural, pero la ciencia ha permitido replicarlo en un laboratorio para que esté disponible comercialmente.

Diamantes cultivados en laboratorio frente a zirconia cúbica

Los diamantes cultivados en laboratorio y la zirconia cúbica son dos materiales de gemas diferentes. La zirconia cúbica es una imitación del diamante, hecha de zirconio en polvo y dióxido de zirconio, fundidos juntos. Es menos costoso que los diamantes pero no tiene las mismas propiedades que un diamante. Los diamantes son conocidos por su perfecta claridad y brillo, mientras que la zirconia cúbica carece de inclusiones en los cristales minerales que forman la piedra. Por lo tanto, la zirconia cúbica no se puede clasificar por claridad.

¿Cómo se certifican y clasifican los diamantes cultivados en laboratorio?

Los diamantes cultivados en laboratorio son superficies con incrustaciones de diamantes que se cultivan en un laboratorio utilizando el mismo proceso de crecimiento de diamantes que se usa para los diamantes naturales. Esto significa que los diamantes creados en laboratorio son materiales 100 % a base de carbono y no contienen ninguno de los elementos del diamante, como nitrógeno, carbono u oligoelementos. En general, los diamantes cultivados en laboratorio se pueden dividir en dos categorías: los creados sintéticamente a través de la impresión 3D y los cultivados en un laboratorio. El primero es difícil de distinguir de los diamantes naturales basándose únicamente en la apariencia y, por lo tanto, debe someterse a pruebas rigurosas para confirmar su autenticidad. Esta prueba implica comparar la composición química del diamante con la de los diamantes cultivados de manera idéntica. Este último implica el cultivo de diamantes con calidad de gema en un entorno de laboratorio, teniendo cuidado de replicar todos los aspectos del proceso natural de cultivo de diamantes. Los diamantes creados en laboratorio están certificados por laboratorios gemológicos independientes como GIA y otras instituciones con estándares y escalas de clasificación similares, e incluyen un informe para confirmar si son naturales o cultivados en laboratorio. Estos informes incluyen detalles sobre la claridad y el color del diamante, así como su forma y tamaño. También incluyen información sobre cómo se cultivó el diamante, por ejemplo, si se cultivó en un reactor o mediante ablación con láser. Los informes de diamantes cultivados en laboratorio de GIA también incluyen una declaración que confirma que el diamante se cultivó en un entorno de laboratorio y que un grupo industrial o una agencia gubernamental le ha asignado un número de identidad (por ejemplo, el prefijo "GS1" o "EN"). Esta declaración suele estar impresa en el cinturón del diamante en inscripciones láser.

¿Cuánto cuestan los diamantes cultivados en laboratorio?

Los diamantes cultivados en laboratorio suelen ser un 40% menos que los diamantes extraídos. Esto los convierte en una opción más asequible para los clientes que buscan alternativas de diamantes naturales. El proceso de creación de diamantes cultivados en laboratorio toma alrededor de un mes y cuesta alrededor de $10,000 en promedio. En resumen, los diamantes cultivados en laboratorio ofrecen los beneficios del diamante natural con menos impacto ambiental y costo. Son una alternativa atractiva para aquellos que buscan alternativas de diamantes naturales sin las preocupaciones éticas que rodean a los diamantes extraídos.